Tortuga terrestre argentina

Tortuga Argentina

La tortuga terrestre argentina es una tortuga de la familia Testudinidae, endémica de los arbustales y bosques en las regiones áridas y semiáridas del centro-sur y sur de América del Sur.

Dsitribución de la tortuga Argentina

El Chaco es la provincia que más se deforestó en los últimos tres ...

La distribución de la especie está fuertemente limitada principalmente por la temperatura promedio anual, el rango térmico, y la temperatura máxima del mes más cálido, asimismo como por las precipitaciones de verano.

La tortuga terrestre argentina se distribuye desde el Gran Chaco hasta el norte de la Patagonia. Habita por el norte, desde la latitud 19°S en Curuyuqui, departamento de Santa Cruz, en la Media Luna del Chaco al Este de Bolivia; siguiendo por el chaco paraguayo y el norte de la Argentina, continuando por la región occidental de ese país hasta alcanzar los áridos arbustales del norte patagónico.

Hábitat

Habita desde los semiáridos bosques chaqueños por el norte hasta los arbustales áridos e invernalmente muy fríos de la Patagonia septentrional, siendo incluso la especie de tortuga que se reproduce a la latitud más austral del mundo.

Características de la tortuga Argentina

Tortuga Argentina

Las hembras alcanzan 32 cm de largo y los machos 26 cm. Freiberg describe un ejemplar gigante de las siguientes dimensiones:

  • Caparazón: largo 433 mm; ancho 365 mm (ambos en línea recta); alto: 180 mm.;
  • Plastrón: largo: 295 mm.; ancho 266 mm.

Tanto en el tamaño y coloración general como en el diseño de las placas, la especie muestra una enorme variación fenotípica. Las patas son de color grisáceo oscuro con fuertes escamas córneas. A pesar de esta gran variación fenótipica, estudios genéticos revelan que se trata de una sola especie.

Forma de vida de la tortuga Argentina

Alimentación de la tortuga Argentina

Es una especie fundamentalmente herbívora, pues se alimenta con hojas de plantas, pastos , frutas, verduras y tubérculos; complementa su dieta en escasas ocasiones con algunos invertebrados, como caracoles, babosas y lombrices . En la naturaleza ella seleccionará la comida según su necesidad, pero si se tiene en cautiverio es aconsejable darle un 90% de verduras de hojas verdes fibrosas (lechuga, espinaca, rúcula, etc.), y 10% de otras verduras y frutas.

Reproducción de la tortuga Argentina

Tortuga Terrestre Argentina | Tortugas terrestres, Tortugas ...

Sus huevos son ovales y blancos, con un largo de 49 mm, y un ancho de 38 mm. La hembra suele poner 12 por temporada, hace varias puestas de 2 a 4 huevos; puede variar la cantidad según la edad que tenga la tortuga, mientras más jóvenes son, menos huevos pondrán.

En la región que viven, la época de reproducción comienza en noviembre y termina en febrero, pero las puestas pueden durar hasta abril.

Vida en cautiverio

Tortuga terrestre patagónica, la más austral del mundo

Si la tortuga terrestre argentina se tiene como mascota y está en el patio de una casa, va a dar varias vueltas, y quizás deje huecos vacíos a lo largo del patio, hasta que encuentre el suelo adecuado para poner los huevos, hará un hueco de unos 10 cm de profundidad y los siguientes días defecará y orinará sobre los huevos ya enterrados para mantener la humedad.

Esta tortuga terrestre es frecuente mascota en los domicilios argentinos, sin embargo se produce una paradoja ya que el cariño humano pone en peligro su subsistencia como especie ya que generalmente se tiene una sola tortuga lo que dificulta mucho la reproducción.

Conservación

La destrucción de su hábitat natural a causa de la expansión agropecuaria ha hecho que sus números decrezcan bastante, pero un factor que ha participado mucho más para que sea clasificada como especie en peligro de extinción ha sido, irónicamente, el “amor humano” hacia esta especie en particular; lo cual la ha llevado a ser capturada ilegalmente (incluida en el Apéndice II de la CITES) en Argentina para ser luego vendida como mascota en las ciudades. Los controles han aumentado para que dicha situación no se dé pero desgraciadamente estos no alcanzan para impedirlo.

Según un estudio llevado a cabo por Fundación Vida Silvestre el 70% de los habitantes de la ciudad de Buenos Aires tiene o ha tenido individuos de esta especie como mascota. Estas tortugas pueden sobrepasar los 80 años de edad en su vida salvaje pero lamentablemente se ha visto que dicha longevidad se ve significativamente reducida cuando se la tiene como mascota debido a intoxicaciones o depredadores no presentes en su hábitat natural como perros o gatos.

Es de suma importancia concientizar a la población humana de que hay animales que no se los puede ni debe tener en cautiverio (pero que hay otros que sí ya que estos se han domesticado para eso antiguamente como perros, gatos, gallinas, o hámsteres) y también concientizar del daño que se le hace a la especie por el simple hecho de comprar o adoptar una tortuga terrestre, ya que lo único que esto hace es fomentar el tráfico ilegal, que más individuos salvajes sean capturados, que se diezme aún más la población, que esta especie sea clasificada en un estado de riesgo de extinción superior al actual y correr el riesgo de que se extinga por completo a causa de dichos factores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *