Tortuga gigante aldabra

Tortuga gigante de Aldabra

La tortuga gigante de Aldabra​ es un reptil quelonio de la familia Testudinidos​ que sólo habita en la isla de Aldabra, que es una isla en el archipiélago de las Seychelles, en el Océano Índico.

Características de la tortuga gigante de Aldabra

La tortuga gigante de Aldabra tiene una concha enorme en forma de cúpula, que actúa como una armadura de protección para su cuerpo suave y vulnerable. También tiene un cuello muy largo que le permite acceder a hojas de las ramas de árboles altos. Los ejemplares machos crecen como promedio hasta 1,1 metros de largo, mientras que las hembras son un poco más pequeñas, con una longitud media de 0,9 metros.

Los machos, aunque no son realmente mucho más grandes como vimos, también se sabe que pesan cerca de 100 kilogramos más que sus contrapartes femeninas.

En conjunto, las tortugas gigantes de Aldabra son animales de movimiento lento, caracterizados por tener piernas gruesas, cortas y redondas, además de los pies planos, lo que les ayuda a desplazarse con relativa facilidad en la arena.

Distribución y Hábitat

No viviendo en un mundo vivo: Aldabra

La tortuga gigante de Aldabra habita principalmente en las praderas y pantanos de las islas del atolón de Aldabra, que forma parte de la cadena de islas Seychelles en el Océano Índico.

Aunque la tortuga gigante de Aldabra se encuentra generalmente en zonas de densa vegetación y baja altitud, también es conocida por pasear en regiones rocosas, de escasa vegetación, cuando la comida escasea. Esta especie también suelen encontrarse descansando a la sombra, o en una piscina muy poco profunda de agua para refrescarse en el calor.

Alimentación

Esta tortuga herbívora se alimenta de hierba, hojas y tallos leñosos, aunque ocasionalmente complementa la dieta con invertebrados o carroña, incluidos los cadáveres de otros congéneres. En cautividad aprovechan también frutas como la manzana o el plátano, pudiéndosele alimentar con comprimidos a base de frutas y otros vegetales. A pesar de la disponibilidad de agua dulce en sus territorios, suelen obtener ésta de los alimentos que ingieren. Además no temen la presencia de un hombre, actúan completamente indiferentes ante éste, y pueden comer de su mano.

Reproducción

Aldabra giant Tortoise breeding programme

La madurez sexual viene determinada por el tamaño, no por la edad; de ahí que es sexualmente maduro cuando llega a la mitad del tamaño final. El apareamiento se da entre febrero y mayo. La hembra pone entre 10 y 25 huevos. Hay una elevada tasa de infertilidad de los huevos, cerca del 60% no están fecundados. La incubación dura 8 meses. La eclosión se produce entre octubre y noviembre.

Tipos o especies de tortugas gigantes de Aldabra

Se reconocen como válidas las siguientes subespecies:​

  • Aldabrachelys gigantea arnoldi 
  • Aldabrachelys gigantea daudinii 
  • Aldabrachelys gigantea gigantea 
  • Aldabrachelys gigantea hololissa 

Comportamiento y estilo de vida

Estas tortugas pueden encontrarse tanto individualmente como en manadas, ya que tienden a reunirse, principalmente en pastizales abiertos.

La tortuga gigante de Aldabra es por lo general más activa en las mañanas, momento del día en el que pasa más tiempo buscando comida para evitar las altas temperaturas de la tarde. De igual forma, se conoce que cava madrigueras subterráneas o de descanso en pantanos, para mantenerse fresca durante el calor del día.

A pesar de ser un animal lento y cauteloso, esta tortuga se dice que se interesa por la presencia de personas en su entorno, lo que indica por qué era tan fácil cazarla por los antiguos colonos del área: simplemente, la gigante de Aldabra no tenían miedo de ellos ni rehuía la interacción, facilitándole la tarea al cazador.

Amenazas

Debido a su inmenso tamaño y la ausencia natural en su hábitat de mamíferos depredadores, se pensaba que los adultos de gigante de Aldabra no tenían depredadores naturales.

Hoy en día, esta tortuga es la más amenazada por la pérdida de su hábitat de crecimiento a manos de los asentamientos humanos y por el cambio climático, que se convierte en una amenaza cada vez mayor para la especie en el futuro.

Conservación de las tortugas gigantes de Aldabra

Hoy en día, la tortuga gigante de Aldabra aparece como un animal que es vulnerable a la extinción en estado silvestre. Sin embargo, el atolón de Aldabra ahora ha sido protegido de la influencia humana, después de haber sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

Gracias a la protección, el atolón es el hogar de unas 152 mil tortugas gigantes de Aldabra.

Los programas de cría en cautividad de estas islas son para tratar de revivir la especie y las poblaciones en ellos. Hasta el momento, parecen ser prósperos a partir de sus buenos resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *