Tortuga gigante de las islas galápagos

Tortugas gigantes de Las Islas Galápagos

Con hasta 400 Kg de peso y 2 m de longitud, la Tortuga Gigante de las Galápagos es la mayor de las especies de tortugas terrestres que viven hoy día. También es uno de los animales más longevos que se conocen, con una media de edad que supera los 150 años.

¿ Qué es el Complejo Chelonoidis Nigra?

Es un complejo de especies que engloba un total de 10 especies de tortugas terrestres del género Chelonoidis, las que son conocidas comúnmente como tortugas de las Galápagos o tortugas gigantes de las islas Galápagos.

las que son conocidas comúnmente como tortugas de las Galápagos o tortugas gigantes de las islas Galápagos. Todas ellas habitan en las oceánicas islas Galápagos. Son la especie de tortuga de tierra más longeva del mundo, y la La tortuga gigante de Floreana es considera como la tortuga más grande del mundo

Tipos de especies de tortugas gigantes de Las Galápagos que integran el <<Complejo Chelonoidis Nigra>>

Este complejo incluye un total de 10 especies.

Especies vivientes

  • Chelonoidis becki: es la tortuga del norte de Isabela.
  • Chelonoidis chathamensis:  es la tortuga de San Cristóbal.
  • Chelonoidis darwini: es la tortuga de Santiago.
  • Chelonoidis duncanensis: es la tortuga de Pinzón.
  • Chelonoidis hoodensis: es la tortuga de Española.
  • Chelonoidis porteri: es la tortuga de Santa Cruz.
  • Chelonoidis vicina: es la tortuga del sur de Isabela.
  • Chelonoidis phantastica: es la tortuga de Fernandina. Se creía extinta hasta 2019.

Especies extintas

Tortuga gigante de Floreana
Tortuga gigante de Las Islas Galápagos
Tortuga gigante de Floreana

La tortuga gigante de Floreana (Chelonoidis niger) es una especie extinta de tortuga gigante, una de las 10 especies originarias de las islas Galápagos (Ecuador).

La posibilidad de «resucitar» la especie

Análisis filogenéticos pueden ayudar a “resucitar” esta especie extinta de Floreana. La especie es sólo conocida por restos subfósiles. En algunas tortugas de Isabela Chelonoidis becki se encontró coincidencias parciales con el perfil genético de los especímenes de Chelonoidis nigra depositados en colecciones de museo, posiblemente indicando la presencia de híbridos originados por una población trasplantada por humanos desde Floreana a Isabela, o de individuos arrojados por la borda de los buques para aligerar las cargas. Nueve descendientes de tortugas de Floreana han sido identificados en la población cautiva del centro de cría de Fausto Llerena en Santa Cruz. Esto permite la posibilidad de restablecer una reconstrucción de especie mediante la cría selectiva basándose en estos animales híbridos.

Tortuga de Pinta
Tortuga de Pinta

La tortuga gigante de Pinta (Chelonoidis abingdonii ) es una especie extinta que habitó de manera endémica en la isla Pinta de las islas Galápagos, Ecuador. Es una de las diez especies de tortugas gigantes nativas de dicho archipiélago.

Distribución

Distribución de los integrantes del <<Complejo Chelonoidis Nigra>>

Las 10 especies que integran el «Complejo Chelonoidis nigra» habitan en 7 de las oceánicas islas Galápagos, un archipiélago volcánico situado a unos 1000 km al oeste de las costas sudamericanas de Ecuador.

Taxonomía

Las islas Galápagos fueron descubiertas en 1535, pero aparecieron por primera vez en los mapas en 1570. Fueron nombradas “Insulae de los Galopegos” (Islas de las Tortugas) en referencia a las tortugas gigantes que los navegantes encontraron allí, pues «galápago» es una antigua palabra española que significa «tortuga».

Inicialmente, la tortuga gigante de Aldabra (Geochelone gigantea) y las de las Galápagos fueron consideradas como una sola especie, pues los naturalistas pensaban que los marineros habían transportado a las tortugas.

análisis genéticos comparativos han indicado que están realmente más estrechamente relacionadas al género africano Kinixys.

Este cruce fue posible tanto por su capacidad de flotar con la cabeza apuntando hacia arriba, como por la de poder sobrevivir hasta 6 meses sin comida ni agua.​

Posteriormente, empleando el mismo método que les permitió conquistar América, cruzaron el océano Pacífico centro-este y lograron arribar a las islas Galápagos.

Características

Entre sus miembros se incluyen a las tortugas terrestres vivientes más grandes del mundo, alcanzando pesos de más de 450 kg, y longitudes de más de 2 metros. Son de los más longevos vertebrados, con una esperanza de vida en el medio silvestre que puede superar los 100 años, y en cautiverio por lo menos hasta 170 años.

La variabilidad de las características morfológicas de los integrantes del conjunto se hace patente en especial en sus grandes caparazones óseos, los que se fueron adaptando de acuerdo al ambiente de cada isla.Galápagos tortoise Santa Cruz

Esta variabilidad hizo que los zoólogos subdividieran al grupo en numerosos taxones, siendo cada uno característico de una isla o de una parte de ella.

Se pueden reconocer 3 formas básicas de caparazón:

Caparazón con forma de domo
Tortuga de Santa Cruz

Es característico de los taxones que habitan en tierras altas y ambientes húmedos, como en la isla Santa Cruz o en algunos volcanes de la isla Isabela. Esto les permite desplazarse entre la densa vegetación sin quedar atrapadas entre las ramas. Sus caparazones son más grandes y sus cuellos más cortos.

Caparazón con forma de silla de montar
Tortuga de Pinta

Pertenecen a tierras bajas en hábitats desérticos y con poca vegetación, además poseen una elevación en la parte frontal, que les permite estirar el cuello más que al resto de las tortugas y así alimentarse de las hojas altas de arbustos y de las pencas de los cactus. Sus caparazones son más pequeños y sus cuellos más largos.

Caparazón intermedio
Tortuga de San Cristóbal

El tercer tipo de caparazón posee características intermedias de los dos anteriores.

Comportamiento

Algunos individuos son sedentarios, mientras que a otros parece gustarles la idea de desplazarse, por lo que exploran nuevos territorios. Sin embargo todas deben refugiarse en las horas de mayor insolación, colocándose a la sombra de un árbol, entre arbustos o sumergiéndose en pozas de agua lodosa, la que por cierto le quita los parásitos. En ocasiones las tortugas estiran su cuello y sus extremidades, en una pose que llama a los pájaros a acercarse y alimentarse de sus parásitos.

Pueden sobrevivir durante meses sin agua ni alimento. Al amanecer va en la busca de los rayos del sol para elevar la temperatura corporal. Es una tortuga de tierra aunque se le puede encontrar cerca del agua, es de movimientos muy lentos y en las noches busca refugio entre la vegetación. Anidan en las zonas bajas de las islas donde excavan un hueco en la arena para depositar sus huevos.

Conservación

Las poblaciones de las especies de este complejo fueron decreciendo, desde más de 250 000 individuos en el siglo XVI a alrededor de 3000 en los años 1970. Las causas de esta despoblación progresiva han sido diversas: caza de carne de tortuga, prospección petrolífera, separación de hábitat para la agricultura, e introducción de animales no nativos tales como ratas, cabras y cerdos. Los esfuerzos de conservación a partir del siglo XX han dado lugar a miles de ejemplares criados en cautividad, los que fueron liberados en sus islas originarias, por lo que se estima que el número logró superar los 19 000 individuos al inicio del siglo XXI. A pesar de esta recuperación, este conjunto está clasificado como «Vulnerable» por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *