Tortuga leopardo

Tortuga leopardo

La tortuga leopardo es una especie grande de tortuga, la cuarta más grande, que puede encontrarse en prácticamente todas las sabanas africanas. Es también la especie más ampliamente distribuida en el sur de ese continente, África subsahariana, desde Sudán hasta el Cabo.

Características de la tortuga leopardo

La tortuga leopardo es una de las especies de tortugas más grandes del mundo, ya que pueden crecer hasta 70 centímetros de longitud y pesar casi lo mismo que una persona pequeña.

Al igual que otras especies, tiene una gran concha que protege su cuerpo suave.

Los ejemplares de esta raza, a diferencia de los pertenecientes a otras de gran tamaño, son capaces de retraer todo su cuerpo dentro del caparazón, de modo que ninguna parte del mismo queda vulnerable ante un potencial ataque

Comportamiento

La tortuga leopardo es un animal generalmente solitario que pasa la mayor parte de su tiempo pastando por plantas, lo que puede hacer de manera efectiva mediante el empleo de su boca en forma de pico agudo.

Esencialmente, no difiere en hábitos a otras especies conocidas.

Al igual que con otras tortugas, la leopardo es un animal de larga vida, que a menudo alcanza 100 años de edad o incluso más.

Alimentación

La tortuga leopardo es un animal herbívoro. Sólo come plantas y material vegetal con el fin de sostenerse a sí misma.

Para ese fin pasta principalmente en hierbas, donde consume hojas, bayas y flores, además de algún que otro fruto como la tuna.

Reproducción

COLLAGE DE MASCOTAS: TORTUGAS

Es un animal de muy larga vida, la tortuga leopardo no alcanza la madurez sexual hasta que se encuentra entre las edades de 12 y 15 años. Las tortugas leopardo en cautividad, sin embargo, crecen más rápido y pueden madurar con tan sólo seis años de edad.

La tortuga leopardo macho persigue a la hembra y le golpea en el caparazón para que se quede quieta. Durante el apareamiento, el macho emite fuertes vocalizaciones. Después del apareamiento la hembra pone una puesta compuesta por entre cinco y 30 huevos, aunque la media son entre ocho y diez. La tortuga leopardo de Sudáfrica es mucho más difícil de reproducir en cautividad que la tortuga leopardo común.

En la incubadora la temperatura debe ser mantenida entre los 28 °C y los 30 °C, con una humedad del 80% y un sustrato ligeramente húmedo. El tiempo de eclosión oscila entre 130 y 180 días. Llegado el día de la eclosión, a menudo apresurada por un día de lluvia, la cría de tortuga rompe el huevo mediante un tubérculo córneo situado entre las narinas externas y el maxilar superior que desaparece tras unos días. La eclosión dura cuarenta y ocho horas, un periodo durante el cual el saco vitelino es absorbido totalmente.

Hábitat

El hábitat de la tortuga leopardo es predominantemente el centro-sur de África, sobre todo en las zonas de sabana seca de clima tropical, caracterizado por una temporada lluviosa y una temporada seca, y con calor constante. Ocupa una vasta área que se extiende desde Etiopía a Sudáfrica, pasando por Somalia, Kenia, Tanzania, Zambia, Zimbabue, Angola, Botsuana, Namibia y Mozambique. Viven en altitudes diferentes, desde el nivel del mar hasta las tierras altas a 2500 m.

Prefiere el semi-desierto o la sabana, con temperaturas alrededor de 30-32 °C, donde se camufla entre las hierbas altas gracias a la coloración de su caparazón. Gracias a este camuflaje y a su caparazón se defiende de los grandes depredadores como los leones, y se alimenta de las hierbas bajas de la sabana. Durante la estación de lluvias aprovecha los numerosos charcos para beber y bañarse. Se ha observado que durante las inundaciones de la estación lluviosa la tortuga leopardo es capaz de nadar y de aguantar 10 minutos bajo el agua.

¿Qué cuidados necesita la tortuga leopardo?

Tortugas leopardo | Mis preciosas pardalis (geochelone parda…

Es el galápago terrestre más domesticado y aunque es muy independiente y requiere pocas atenciones, no debemos olvidarnos de su existencia.

Si vas a tener una tortuga leopardo como mascota necesitas saber lo siguiente.

A las tortugas leopardo en cautividad se les debe permitir pastar en zonas con hierbas o césped. Su dieta consiste principalmente de pastos, de todo tipo de hierbas. Su dieta debe estar llena de fibra y se les debe dar un suplemento de calcio. La dieta puede ser complementada con las verduras de hoja verde como la col, la col rizada y hojas de nabo. Hojas de parra, en su caso, son muy nutritivas y una buena adición a la dieta.

También pueden ser alimentados con alfalfa fresca y seca, pero sólo en pequeñas cantidades, ya que es muy alta en proteína. La proteína animal es muy nociva, y la fruta no debe darse, ya que contiene demasiado azúcar y poco calcio, y les produce diarrea y multiplicación de parásitos inernos. Las palas de chumbera y los higos chumbos aportan gran cantidad de fibra y calcio, por lo que son ideales para la tortuga leopardo.

La reproducción y cría en cautividad de la tortuga leopardo es relativamente fácil. Es una especie fuerte y fácil de criar, necesita grandes cantidades de alimentos y un gran espacio. En nuestras latitudes, en los meses más cálidos, se puede mantener al aire libre en amplios recintos resistentes, por lo general resiste muy bien y sin problemas de abril a octubre. En los meses más fríos necesita amplios recintos interiores con calefacción. Necesita mucha luz directa y calor constante, no tolera el frío ni la humedad.

Necesita una ingesta adecuada de calcio, que absorbe en grandes cantidades debido al rápido crecimiento, y los rayos UVB para prevenir la aparición de osteodistrofia fibrosa.

La fuente de UVB es necesario para la transformación de la vitamina D2 y la vitamina D3 y para el metabolismo del calcio. En el terrario hay que disponer de agua para que pueda beber y bañarse, el agua se puede insertar 2-3 veces a la semana para evitar que el contenido de humedad sea demasiado alto. En el terrario hay que disponer diversas lámparas UVB y lamparillas calentadoras, para crear una temperatura que vaya de los 22 °C de la zona más fría a los 31 °C del punto cálido.

Pueden contar con un recipiente poco profundo de agua lo suficientemente grande como para beber, o pueden ser remojadas en agua poco profunda periódicamente cerca de tres veces a la semana para los de edad inferior a un año y una vez a la semana para los adultos.

Amenaza

Debido a su tamaño bastante grande, la tortuga leopardo tiene pocos depredadores naturales dentro de sus hábitats africanos. Además, muchos simplemente no pueden penetrar la alta cúpula caparazón de la especie.

Los seres humanos son los depredadores principales de este animal, aunque también algunos ejemplares han sucumbido ante ataques ocasionales de gatos y perros salvajes.

Conservación

Aunque hay prósperas poblaciones de tortugas leopardo en las zonas más remotas, cuando están cerca de los humanos, las poblaciones sufren, lo que se debe principalmente a la caza excesiva por parte de las personas.

Esto ha hecho que sea una especie a la que cuidar, en aras de evitar su vulnerabilidad o presencia en las listas de especies en peligro de extinción.

En las poblaciones silvestres aún existen poblaciones sanas y abundantes en zonas rurales, parques nacionales y reservas de la naturaleza. Sin embargo la tortuga leopardo es un alimento básico en la dieta de muchos pueblos africanos, y su caparazón es usado como instrumento musical y otras utilidades. En las zonas de importantes poblaciones humanas la tortuga leopardo se considera vulnerable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *